Este jueves ante Unión La Calera será el estreno del DT en el banco Millonario. Tranquilo, busca empezar a mostra su idea.

Comienza una nueva etapa. Por primera vez en ocho años y medio, cuando en la tele enfoquen al banco de suplentes de River, el graph no dirá «DT: Marcelo Gallardo» (sacando las veces que dirigió Matías Biscay, claro). Tendrá la leyenda «DT: Martín Demichelis». Una hombre de la casa que desde que decidió ser entrenador, se preparó para esta gran oportunidad. Y que, a pesar de la exigencia lógica que tiene ser el sucesor del más ganador de la historia del club, se muestra tranquilo, sereno y llevando esta primera parte del proceso con naturalidad durante la pretemporada en San Luis.

Pero por más que intente disimularlo en su seriedad y dedicación full time al trabajo (duerme menos que todos y ni siquiera se acuesta a una siesta en Potrero de los Funes), este jueves no será un día más en su vida. Probablemente, cuando empezó a planificar todo el trabajo en el Camp en las semanas previas al inicio de la pretemporada, este día estaba marcado con rojo: será su debut como DT de River.

Sí, el momento que tanto había soñado, al fin llegó. Unión La Calera en un colmado y con agradable temperatura (24° aproximadamente, como suele pasar en las noches puntanas) estadio de La Pedrera a las 21.15 será el amistoso que marcará el inicio de esta etapa que la mayoría de los hinchas vive con optimismo. ¿La idea? Que dentro de unos años, esta noche de Villa Mercedes (queda a poco más de 100 kilómetros de donde se hospeda River) sea recordada como lo fue aquella contra Ferro por Copa Argentina para Gallardo (con la salvedad de que éste fue oficial).

Será el estreno de Micho, junto a Pinola y Lux como ayudantes de campo (Marcelo Carroll).

Una idea clara

El tema de qué se verá de este nuevo River tiene algunas dudas, pero varias certezas. Para empezar, lo que hay que decir es que en la cabeza de Demichelis está poner dos alineaciones diferentes en cada mitad, mezclando titulares con suplentes. El objetivo, claro, es probar: quiere ver a todos los jugadores en la cancha y empezar a conocer cómo reacciona cada uno en situación de partido. Y cómo llevan a cabo la idea: si bien la línea es similar a la de Gallardo, hay cosas que cambian y eso seguramente llevará algún tiempo más de asimilación. Según se pudo saber en esta pretemporada en la calurosa San Luis, la búsqueda pasa por un equipo muy intenso y físico, que juegue con velocidad, a pocos toques (en los reducidos generalmente no se permiten más de dos o tres) y que tenga explosión por las bandas.

Demichelis propone muchos ejercicios de fútbol en San Luis (Prensa River).

Ahí es donde se empezará a ver el primer matiz con la era Gallardo: Micho viene probando con dos extremos en el ataque y hay chances de que eso se vea en La Pedrera. Ellos serán piezas absolutamente importantes en el equipo, encargados de que la búsqueda del gol sea rápida: en las prácticas se ve cómo la búsqueda es constantemente ir para adelante y terminar siempre la jugada. La duda pasa por cómo juega de mitad de cancha para atrás: en San Luis prueba con un 3-1-3-3 y con un 4-3-3, pareciendo este último el que más chances tenga de ser el esquema más utilizado.

Igual, no todo es ataque: si bien en las prácticas hay una tendencia a que la mayoría de los ejercicios sean buscando el gol, Demichelis fue defensor y también hace foco ahí, aconsejando y hablando bastante con los que se desempeñan en esa posición.

Es el inicio de algo nuevo, a lo que el hincha de River no estaba acostumbrado. Un ciclo que promete tener cosas gallardistas, aunque Demichelis le dará su propia impronta al equipo. Está preparado, listo. Arranca el máximo desafío de su corta carrera como DT. Él ya advirtió: «Que la gente siga creyendo…».